Mañana será otro día. Una obra de arte con ADN rinconero

Cuando tienes entre las manos una canción tan buena como la de Daniel Subero, el mensaje es tan bonito, las voces tan potentes, y las combinas con tanto talento y una producción tan profesional como la de Daniel Miguel Sainz... el resultado es el siguiente. Me callo, por una vez, porque no hay palabras para definir una obra de arte como esta: